19 feb. 2010

¿Están las grandes empresas desperdiciando talento?

Todos conocemos la problemática de la desigualdad de género en la sociedad y, particularmente en el trabajo. El sesgo de género permanece, especialmente cuanto más ascendemos hacia los puestos de mayor poder. Pero... ¿Cuál es la situación actual en nuestro país? ¿Hacia dónde estamos caminando en materia de igualdad, sobre todo en puestos de poder?

Si consideramos que dentro del mundo del trabajo, los mayores representantes del mismo son las grandes multinacionales (dada la cuota de mercado que poseen), podríamos afirmar que cualquier avance efectivo en éstas en materia de igualdad, consolidaría a estos avances sociales en el mundo del trabajo en general... 

Pero... ¿Están las multinacionales promocionando a mujeres hacia los puestos de dirección? La realidad estadística nos dice que NO lo están haciendo, a pesar de algunas escasas -y tildadas de simbólicas- promociones femeninas hacia las altas esferas en grandes empresas. 

Sin embargo, paradógicamente, existe cierto avance estadístico en torno al liderazgo femenino, si comparamos las décadas anteriores con los últimos años... ¿Cómo se explica esto? Fácil, la mayoría de las "nuevas líderes" son en realidad autónomas sin personal a su cargo...

¿Qué factores influyen en este sesgo de género en torno al liderazgo?

A la luz de recientes investigaciones, como la de Molero y Cols., podemos resumir tres puntos esenciales en esta problemática (para no extendernos demasiado):

a) Por un lado, existe un fenómeno de "solidaridad de género" en las empresas, el cual naturalmente favorece al género masculino, y al mantenimiento del "techo de cristal" y del "laberinto". Es decir, quienes deciden quién promociona, son normalmente hombres, y suelen promocionar a hombres. Y las mujeres que deciden intentar llegar al poder, se encuentran con una odisea.
b) Las propias mujeres tienen una visión del liderazgo más extremada (en lo positivo y en lo negativo) que los hombres, lo que acaba constituyendo en si mismo una barrera interna en la propia motivación de las mujeres.
c) La falta de conciliación familiar en las empresas y en la sociedad (¿dónde están esos horarios de servicios y transporte que nos facilitan la vida?), y de corresponsabilidad en el reparto de tareas domésticas, producen una "saturación de rol" y una "doble jornada" que hace que cualquier mujer o desista, o tenga que esforzarse el doble, o simplemente decida carecer de responsabilidades familiares.

Sin embargo, las mismas investigaciones nos hablan de que:

a) La sociedad reconoce cualidades estereotípicamente femeninas como necesarias para un buen liderazgo; deseables incluso en los hombres líderes.
b) Las mujeres que consiguen llegar a ostentar el poder, tienen una autoestima y autosatisfacción elevadas, por lo que todos los "miedos" iniciales de su pecepción extremada del liderazgo se difuminan. (Aunque no se sabe qué fue primero, si la alta autoestima, o la ostentación del poder).

¿Qué haría falta, entonces, para mejorar esta situación?


a) Concienciación de igualdad en quienes deciden quien promociona en las empresas. Los dirigentes de las grandes multinacionales, y los equipos de selección, son los máximos responsables en este sentido, pues en su mano está gran parte del camino hacia la igualdad.

b) Corresponsabilidad en las familias, y facilidades en las empresas y sociedad para la conciliación familiar y laboral.

c) Medidas para motivar a las propias mujeres, para eliminar su diferente percepción tan extremada del liderazgo...

d) Potenciar definitivamente la transversalidad de la igualdad, de manera que en ningún medio de comunicación (por poner un ejemplo) se puedan seguir viendo campañas publicitarias donde son mujeres quienes protagonizan tareas estereotípicamente femeninas (los detergentes vuelven a ser anunciados exclusivamente por mujeres)... 

... Y eso como mínimo....


Este post es un "refrito" o una especie de síntesis (elaborado ex profeso para el blog) del trabajo final que elaboré como alumno para el curso on-line "Liderazgo en entidades sociales", organizado por la EAPN, el cual pongo a disposición de cualquier persona interesada. Este es un simple aporte de un ciudadano que se ha tomado la molestia de investigar un poco sobre el tema y que, a título divulgativo, lo expone en su blog.

"El reto del liderazgo femenino en España". Visualización y descarga.
Breve análisis (unas 10 páginas) de la situación actual de desigualdad en torno al liderazgo en los entornos laborales en España, seguido de una síntesis de los factores que explican tal situación y de las políticas destinadas a mejorarla.

...Y de paso propongo un nuevo punto de debate sobre la mesa:

¿Deben las multinacionales promocionar a más mujeres? 
¿Crees que la igualdad mejoraría los estilos de liderazgo en las empresas? 
¿Estás de acuerdo en que las mujeres pueden tener cualidades que favorezcan un liderazgo más cercano a las personas, más efectivo, más centrado en los recursos humanos y sensible a las personas (más transformacional)?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La cuestión de la mujer en el ámbito laboral es muy compleja y complicada, ya que se puede ver desde muchas perspectivas. Personalmente pienso que el rol tradicional de cada sexo, todavía pervive en muchos subconscientes (mujer: madre, ama de casa....;hombre: cabeza de familia, trabajador fuera del ámbito doméstico,....), y ese sería un primer escollo muy importante a superar para la obtención de un panorama un poco más favorable....bicos Montse

Felipe dijo...

Gracias Montse por comentar.

Sí, es un tema complejo, pero por eso es importante que algo tan sencillo como la simple promoción de personas en condiciones de igualdad, sea una realidad. Mientras esto no ocurra, toda la sensibilización y educación es "papel mojado".

Lola dijo...

Buenos días por la mañana!

Bueno, tú ya me conoces y sabes que el hecho de que se le ofrezca presencia a estos temas, me resulta, por si mismo, motivo para felicitarte...

Además me parece que has sintetizado a la perfección una parte importante de los motivos que nos frenan a la hora de ser asignadas en puestos de responsabilidad... y aún añadiría, que muchos empresarios cuando ven a una mujer, parecen no ver a una persona, si no a una "máquina de hacer niños", que se beneficiará de bajas y reducciones de jornada. Pero no se da cuenta del grado fidelidad y compromiso que las mujeres suelen poseer respecto a las empresas en las que pasan importante parte de su vida.

En lo que respecta a la sociedad en la que nos ha tocado vivir... soy de la opinión de que todavía estamos en el "pleistoceno"; anuncios de detergentes, concursos y programas que mantienen "mama-chicho" en un formato pelín más agradable y reportajes en los que la única aportación de la mujer es ir en bikini, etc.

Tenemos mucho más que ofrecer...

Felipe dijo...

Gracias Lola, siempre es un placer leerte por aquí. Si tú dices que está bien sintetizado, entonces me lo creo. Con respecto a lo de los mass media, te doy toda la razón. Yo recuerdo cuando era pequeño que parecía que empezaba a haber un movimiento más igualitario en la publi. Sin embargo, hoy en día sobran los dedos de una mano para contar los anuncios que no promueven estereotipos sexistas que siguen alimentando nuestra cultura patriarcal... Saludines.