18 sept. 2008

Un itinerario de inserción laboral


Siempre me ha gustado que las personas que me atienden tengan organizado y estructurado su trabajo: Desde los profesores, policías, educadores sociales, trabajadores de servicios sociales, comerciales que venden productos... Profesionales en general; en especial los que atienden al público.

Considero que tener una estructura clara general de cómo se deben hacer las cosas, es una buena manera de ordenar las ideas y de garantizar a los usuarios un servicio de mayor calidad, que siempre es percibido con la sensación de que el tiempo se está invirtiendo realmente en algo útil, por ambas partes.

Está claro, por otra parte, que los itinerarios tienen que ser personalizados, y que "cada persona es un mundo", como se suele decir. Pero también está claro que hay muchas cosas que son siempre "sota, caballo y rey". La diferencia radica en la diferente priorización que consideremos de unos aspectos sobre otros, para una buena orientación laboral.

En cualquier caso, con este artículo pretendo ofrecer un protocolo de actuación genérico, pensado para los usuarios cuya preferencia es la búsqueda de empleo, pero que siempre debería ser adaptado a cada caso.

Protocolo para un itinerario de Inserción Laboral

1. Historia personal de empleo.

1.1 Análisis del perfil, necesidades y delimitación de objetivos. Lo primero en todo itinerario de inserción es, sin duda, obtener los datos de la historia personal formativa laboral. Para ello debemos contar con los instrumentos de los que disponga el usuario (currículos, vida laboral, formación...), explorar todos los aspectos de su perfil profesional (Formación, Experiencia, Formación Complementaria, Informática, Idiomas, Habilidades específicas a tener en cuenta, Aptitudes personales), de su disponibilidad actual (horarios, jornadas, turnos, etc) y sus aspectos personales relacionados (ánimo, visión del trabajo, expectativas, motivaciones, etc).
Con todo esto, podremos analizar sus necesidades, sus puntos fuertes y débiles, y ayudarle a delimitar sus objetivos.
Como es una tarea de vital importancia, es necesario detenerse, aunque sólo mientras mantengamos razonablemente las ganas y la participación del usuario.
Lo más importante, es que la persona se haga consciente de su perfil; y en especial, de sus objetivos profesionales (profesiones objetivo actuales, futuras, etc) y de sus puntos fuertes y débiles en relación con éstos en el mercado laboral, según su percepción. Todo ello lo podremos matizar con el usuario, y propiciar la reflexión.

Tras esta fase, podremos ver si la persona está dispuesta a realizar un itinerario en condiciones, o si le parece una pérdida de tiempo. En este último caso, hay que tratar de abreviar; para lo cual ofreceré otro día un Itinerario de Inserción Abreviado alternativo, para este tipo de usuarios.

1.2 Análisis de Perfil. ¿Puede mejorarlo?. Aquí, en algunos casos, podemos incitar al usuario a mejorar su perfil. En la mayor parte de los casos, ampliando su lista de profesiones objetivo; sobre todo en quienes dicen trabajar "en lo que sea", pero luego sólo se les ocurren dos o tres profesiones. Hay que incentivarlos para aumentar al máximo posible su número de profesiones, con el fín de aumentar sus objetivos; si son las más demandadas, mejor que mejor. También podemos sugerir mejoras en la disponibilidad, tanto funcional como horaria y geográfica. Luego, el aumento de la formación (cursos, estudios, reciclaje, etc), experiencias (voluntariado, aceptar primeros empleos relacionados con mis estudios, pero peor pagados que otros no relacionados, etc), habilidades (idiomas, experiencias en extranjero; informática, intensificar el uso del ordenador, asistir a cursos, etc), y, sobre todo, en los casos necesarios, hay que trabajar los aspectos personales (mejora de autoestima, expectativas más realistas, ánimo general, autoconocimiento, etc).

2. Preparación de los instrumentos básicos y organización inicial. Elaboración del currículum, sobre todo. Es el usuario el que lo debe realizar, en la mayor parte de los casos, aunque debemos revisarlo y tratar de mejorarlo siempre. Las cartas de presentación también son importantes, aunque se pueden trabajar más adelante. También el usuario se debe hacer cargo de las tareas que tiene por delante, organizarse y planificarse. El orientador es de gran ayuda para tutorizar esta secuenciación de tareas, de manera que resulte realizable, motivadora y útil.

3. Inscripción en bolsas de empleo, ETTs, Agencias de promoción... Aunque no son la vía de colocación principal, es importante anotarse en las bolsas y "quitarse el muerto" cuanto antes. Así, además, el usuario podrá recoger más consejos e informaciones de otros técnicos en este punto del proceso. Nosotros debemos ofrecerle estos recursos. Seleccionaremos los más importantes, si lo consideramos oportuno.

4. Inscripción en bolsas de internet. Sólo, evidentemente, para usuarios con acceso a internet y posibilidades reales de utilizarlo. Ofreceremos las webs principales, y explicaríamos por encima su funcionamiento, en su caso.

5. Búsqueda Activa de Empleo

5.1 Búsqueda Activa de empleo: Comienzo. Listado de empresas objetivo y entrega de currículos. Lo primero que debe hacer el usuario, es ir confeccionando un listado de empresas a las que va a dirigir su currículum. Desde lo más cercano a sus preferencias, hasta lo más limítrofe. De cada 10 empresas, debe ir entregando los currículos. En persona o por carta, e-mail o FAX (mejor carta), pero siempre con carta de presentación y dirigido a la persona de responsabilidad dentro de la entidad (Dirección, Dpto. Recursos Humanos o Personal).

5.2 Búsqueda Activa de Empleo: Movilización de Contactos Personales. Que diga a todo conocido que está buscando trabajo, y mejor si especifica de qué profesiones. Moviliza a todos tus contactos de trabajos anteriores. Que todos tus contactos tengan algunos currículos tuyos.

6. Preparación de Entrevistas. Cuando el usuario es citado, debe informarse de la empresa, conocerla razonablemente, y hacerse una idea del puesto. Debe preparar también las entrevistas (preguntas que le harán, preparar nuestras estrategias, repasar nuestros puntos fuertes, débiles, y estrategia para darles la vuelta, incidir en aquello que creemos que más nos favorece, etc).
Lo más importante, es aprender de las entrevistas, analizando lo ocurrido tras cada una de ellas, para poder reforzar lo que hemos hecho bien, y lo que consideremos que es mejorable. El técnico aquí tiene un papel muy importante, como principal tutor de referencia en el estudio y entrenamiento de las entrevistas de trabajo, y, si tiene ocasión, puede hacer seguimiento a usuarios tras las entrevistas de trabajo reales en las que participen.

---

Hasta aquí este itinerario. Espero que resulte de interés.

En un próximo artículo, propondré uno más abreviado, para casos que precisen una atención más "rápida".

0 comentarios: