16 sept. 2008

Decálogo para el Orientador Laboral novel

Después de unos meses trabajando como Orientador Laboral, me arriesgo a ofrecer unas pequeñas claves interesantes. Sirvan a modo de "Decálogo del orientador novel", ya que me sigo considerando como tal y a tales creo que puede ayudar.
1. Haz una acogida y despedida cálidas y enérgicas. Mantente sonriente y positivo. Contagiarás a quienes acuden más desanimados, y motivarás a los más activos.

2. Refuerza positivamente. Busca lo positivo en la persona a la que atiendes. Es importante que se vayan motivados y animados, no al revés.

3. No intoxiques. Es totalmente contraproducente decir cosas sobre lo mal que está el mercado laboral, o las pésimas condiciones de algunos trabajos. Tu trabajo es orientar siendo realista, pero sobre todo motivar para la búsqueda activa de empleo y ofrecer recursos. Los primeros recursos que se deben movilizar, son los personales. No seas destructivo.

4. Escucha activamente. A veces hay que escuchar "rollos" que poco tienen que ver con lo laboral, pero mucha gente necesita ese desahogo inicial. Ofrece feedback y reconduce hábilmente hacia el objetivo de la cita: La orientación laboral.

5. Analiza las necesidades. Durante los primeros días, anota lo que creas conveniente sobre los perfiles, pero sobre todo trata de adaptar tus discursos y materiales a lo que los usuarios entiendan mejor y vean más útil. Avanza en tu manera de trabajar. Adáptate, pero no rebajes demasiado tus expectativas. Trata de tener una pedagogía de máximos, pero respetando la zona de desarrollo próximo; es decir, ofrece soluciones asequibles y entendibles, pero que requieran cierto esfuerzo.

6. Lo primero es el auto-análisis, pero no es lo único. El usuario debe conocerse, y tú le debes ayudar. Debe establecer sus objetivos, y deben ser realistas y alcanzables, a diferentes plazos, en su caso. Debe conocer sus posibilidades reales. En unos casos, habrá que trabajar este aspecto; desintoxicar a una persona "encerrada" en aspectos negativos de su perfil; en otros quizá haya que "bajar de la nube"; pero en todos los casos se puede ofrecer un abanico de más posibilidades, para que las tenga en cuenta. Pero hay que avanzar. Respeta sus objetivos y decisiones; matízalas teniendo en cuenta las posibilidades reales y sugiere ampliaciones, reducciones o cambios, pero siempre respeta SU decisión. Ayuda al usuario a que conozca bien su perfil competencial con respecto al mundo de trabajo: significado de su formación, experiencia; explicitar habilidades personales, idiomas, informática... Hazle saber que puede cambiar de profesión, que está preparado o que puede estarlo en un futuro.

7. Ofrece cañas, evita dar peces. No olvides que el objetivo es que el usuario lleve las riendas de su proceso de búsqueda activa de empleo, y que sea más capaz de hacerlo con éxito por sí mismo, tras la asesoría en orientación laboral. Ofrece cañas en lo posible, evita dar los peces: Ayuda a hacer el currículum, a buscar empresas de los sectores de interés, a realizar cartas de presentación, a apuntarse a bolsas, ETTs y consultoras... Pero no lo hagas tú por él, en lo posible. Hazle comprender que el esfuerzo tendrá su recompensa para el resto de su vida; él sabrá hacer las cosas mejor por sí mismo.

8. Sé práctico en absolutamente todo. No vale la teoría. Todo lo que propongas y todo lo que preguntes tiene que tener un sentido práctico. Hazlo saber. Esto aumentará la motivación del usuario y sus ganas por avanzar en el proceso de búsqueda activa de empleo. Y sobre todo, dará sentido a sus esfuerzos pasados, actuales y futuros para su búsqueda activa de empleo o mejora de perfil competencial.

9. Inculca la importancia de la actitud positiva. Personalmente creo que lo más importante en cualquier trabajo es la actitud. Es vital en una entrevista de trabajo mostrar una actitud positiva; mostrarnos enérgicos, con ganas, dispuestos a flexibilizarnos y con un interés claro hacia el puesto. Puede que un trabajo no nos interese mucho, pero eso es algo íntimo que no debemos decir al entrevistador. Si nos presentamos en una entrevista, y nos interesa el puesto lo suficiente como para decidir ocuparlo, pues debemos maximizar ese interés de cara a la entrevista. Nadie quiere contratar a alguien dudoso, con mal ánimo, problemático, o con poco interés hacia el puesto. Todo el mundo quiere a alguien amable y que muestre mucho interés.

10. Ayuda al usuario a organizarse y motívale. Hazle saber que la constancia es la verdadera clave; que movilice todos sus recursos (en especial la red de contactos personales), que utilice todo lo que esté a su alcance para maximizar sus posibilidades. Ayudale a organizarse, a establecerse un plan de objetivos y tareas generales, a ordenarlo todo por preferencias, y a programar y cumplir unas tareas diarias. A no dormirse en los laureles, pero tampoco intentar construir Roma en una hora. Motívale constantemente. Ofrécele feedback, revisa sus logros; que te cuente todo lo que ha ido haciendo; es más importante subrayar los pasos acertados que corregir los que quedan por dar o los que se han dado en falso. Corrige con habilidad. Echa mano de ejemplos claros para motivar en la labor: "buscar trabajo es como cultivar un campo. Durante un tiempo no hay resultados aparentes, pero luego puede haber una excelente cosecha. Sólo tenemos que haber sembrado y trabajado el campo correctamente." Hazle saber que es normal el desánimo, ya que es un trabajo constante que muchas veces no ofrece resultados. Pero los resultados llegarán, y sólo lo harán si somos constantes y mantenemos el ánimo.

2 comentarios:

María dijo...

Me parecen muy acertado todo lo que comentas, sobre todo lo de hacerlo práctico! y el positivismo, porque sin este último no vamos a ningún lado.

UN saludo :)

María dijo...

Totalmente de acuerdo en todas ellas!Ahora solo hay que saber cómo llegar a ser novel... ajja :P

Un saludo ;)